LA CIENCIA EN LA NATURALEZA

Anexo I
CIENCIAS DE LA NATURALEZA
Introducción
El desarrollo de los conocimientos científicos ha sido uno de los motores del cambio
experimentado por la Humanidad en los últimos siglos. La ciencia y la actividad de los
científicos han supuesto una de las claves esenciales para entender la cultura
contemporánea, y constituye por lo tanto una tarea colectiva inserta en un contexto
social.
Las Ciencias de la Naturaleza nos ayudan a conocer el mundo en que vivimos, a
comprender nuestro entorno y los enormes avances científicos y tecnológicos que han
tenido lugar en las últimas décadas. Ellas permiten familiarizarnos con el trabajo
científico y comprender sus principales contribuciones al desarrollo de la Humanidad. A
tal efecto es necesario proporcionar a todos los ciudadanos y ciudadanas una formación
científica básica que aporte los instrumentos conceptuales imprescindibles para
interpretar la realidad cada vez más tecnificada y llena de elementos científicos en la
vida cotidiana.
En la sociedad actual, la ciencia es un instrumento indispensable para comprender el
mundo que nos rodea y sus transformaciones, así como para desarrollar actitudes
responsables sobre aspectos ligados a la vida y la salud, y los referentes a los recursos y
al medioambiente. Es por ello por lo que los conocimientos científicos se integran en el
saber humanístico que debe formar parte de la cultura básica de todas las personas.
La inclusión de la materia de Ciencias de la Naturaleza en el currículo de la Educación
Secundaria Obligatoria está totalmente justificada, ya que trata un conjunto de
contenidos que contribuyen de forma esencial al desarrollo y consecución de los
objetivos generales de la etapa.
Por ello su presencia se justifica por la necesidad de formar científicamente de forma
básica a todo el alumnado, por vivir en una sociedad impregnada de elementos con un
fuerte carácter científico y tecnológico. Igualmente se justifica por la importancia de
adquirir conceptos y procedimientos básicos que ayuden al alumnado a interpretar la
realidad y poder abordar la solución de los diferentes problemas que en ella se plantean,
así como explicar y predecir fenómenos naturales cotidianos y por contribuir a la
necesidad de desarrollar en el alumnado actitudes críticas ante las consecuencias que se
derivan de los avances científicos. Las Ciencias de la Naturaleza pueden fomentar una
actitud de participación y de toma de decisiones fundamentadas ante los grandes
problemas con los que se enfrenta actualmente la Humanidad, ayudándonos a valorar
las consecuencias de la relación entre la ciencia, la tecnología, la sociedad y el
medioambiente.
En la Educación Primaria, las disciplinas científicas están integradas, junto con otros
ámbitos, en una sola área denominada «Conocimiento del Medio Natural, Social y
Cultural», en la que se abordan contenidos de Ciencias de la Naturaleza, Geografía e
Historia.
Teniendo en cuenta la evolución de la capacidad del alumnado para comprender conceptos
y razonamientos de carácter más formal y abstracto, en los dos primeros cursos de la
Educación Secundaria Obligatoria dichas disciplinas conforman una materia
21independiente, las Ciencias de la Naturaleza, mientras que en tercero se marca la
diferencia entre los contenidos que corresponden a biología y geología y a física y
química. En cuarto curso, último de la etapa, se produce un planteamiento más disciplinar
separándose la Física y Química y la Biología y Geología en dos materias independientes
y opcionales.
Por lo tanto, en este tramo educativo, la materia de Ciencias de la Naturaleza está
configurada por las ciencias básicas relacionadas con el estudio de los fenómenos
naturales, a saber, Biología, Física, Geología y Química. Pero una educación obligatoria
debe incluir asimismo aspectos que, aun no formando parte del marco tradicional de
dichas disciplinas, son fruto de su diversificación y ampliación, y que han cobrado
especial relevancia para las personas en la sociedad actual, como los relativos a la salud
y el medioambiente, entre otros. Además, la profundización en los aspectos
relacionados con el medio natural contribuye a un mayor conocimiento y valoración del
patrimonio de Canarias.
Por otro lado, dada la complejidad del mundo en que vivimos y las múltiples perspectivas
de los problemas que se nos plantean parece adecuado que los contenidos abordados en las
Ciencias de la Naturaleza deban estar conectados con los tratados en otras materias, por lo
que conviene especificar las relaciones existentes entre ellos.
La decisión de conformar, en los dos primeros cursos de la Educación Secundaria
Obligatoria, una materia que abarque varias disciplinas científicas se justifica, pues, por
la necesidad de facilitar una aproximación de conjunto a los fenómenos naturales, en la
que se subrayen las relaciones entre estos y se ponga de manifiesto la existencia de
marcos conceptuales y procedimientos de indagación comunes a diferentes ámbitos del
saber científico, adquiriendo, al mismo tiempo, las grandes ideas del conocimiento de la
Naturaleza.
La concepción de contenido escolar de este currículo incluye tanto el que
tradicionalmente se ha considerado como tal, el de tipo conceptual, como aquellos que,
estando habitualmente más ausentes, los relativos a procedimientos y a valores,
actitudes y normas, poseen igual importancia en la etapa de referencia.
Los contenidos se organizan en esta materia alrededor de algunos conceptos
fundamentales que se adoptan como ideas-eje tales como materia, energía, unidad,
diversidad, interacción y cambio. Son conceptos que, además de interesar por sí
mismos, facilitan el establecimiento de relaciones entre los diferentes contenidos
seleccionados. Su tratamiento debe permitir que el alumnado avance en la adquisición
de las ideas más relevantes del conocimiento científico, en su organización y
estructuración, como un todo articulado y coherente. En lo que se refiere a los
contenidos de procedimiento, es decir, los relacionados con el «saber hacer» teórico y
práctico, el alumnado ha de iniciarse en conocer y utilizar algunas de las estrategias y
técnicas habituales en la actividad científica, tal como la observación de hechos, la
identificación y análisis de problemas, la recogida, organización y tratamiento de datos,
la emisión de hipótesis, el diseño y desarrollo de la experimentación, la búsqueda de
soluciones, la utilización de fuentes de información, incluyendo en lo posible las
proporcionadas por medios tecnológicos y la comunicación de los resultados obtenidos,
entre otros. Algunos de estos procedimientos son comunes a otras disciplinas de la
etapa, si bien se aplican con contenidos de diferentes disciplinas científicas; otros son
específicos de las Ciencias de la Naturaleza.
Por último, para el desarrollo de actitudes y valores, los contenidos seleccionados han
de promover la curiosidad, el interés y el respeto hacia sí mismo y hacia los demás,
22hacia la Naturaleza en todas sus manifestaciones, hacia el trabajo propio de las ciencias
experimentales y su carácter social, adoptando una actitud de colaboración en el trabajo
en grupo. Por otra parte, han de ayudar al alumnado a desarrollar una actitud crítica
hacia la ciencia, conociendo y valorando sus aportaciones, pero sin olvidar, al mismo
tiempo, sus limitaciones para resolver los grandes problemas que tiene actualmente
planteados la Humanidad y así poder dar respuestas éticas al uso diario que se hace de la
ciencia y sus aplicaciones. De igual forma, algunas de estas actitudes son comunes a
otras materias de la etapa, mientras que otras son específicas de las Ciencias de la
Naturaleza.
En todos los cursos se presenta un bloque de contenidos comunes en el que se incluyen
los procedimientos, actitudes y valores que se relacionan con todos los bloques y que
como consecuencia de su papel transversal deben desarrollarse de una manera integrada
con el resto de los contenidos del curso.
En el primer curso se ha utilizado como núcleo organizador de los contenidos la materia
en nuestro planeta. Se estudian las características del Sistema Solar y las regularidades
en el movimiento de los astros, la atmósfera, la hidrosfera y la geosfera, la diversidad y
unidad de la materia y una aproximación a su estructura. También se incluyen
contenidos relativos a la diversidad y unidad de los seres vivos, a los aspectos comunes
que se presentan en la composición, estructura, organización y en las funciones de los
seres vivos.
En el segundo curso, el núcleo principal es la energía, y como hilo conductor de los
contenidos tratados se elige nuestro planeta, considerado como un sistema material en el
que fluye la energía, y que se encuentra en continuo cambio. Para ello, se tratan
contenidos relacionados con la energía como propiedad de la materia, sus
características, los problemas energéticos de la sociedad actual y el importante papel
que deben desempeñar las energías renovables en Canarias. Se incluye una
aproximación a los cambios de posición de los sistemas materiales y a algunos
movimientos sencillos. Se resaltan, a su vez, las distintas maneras de fluir la energía a
través de los subsistemas naturales terrestres (atmósfera, hidrosfera, geosfera y
biosfera), y los cambios producidos por el ser humano en la Naturaleza. Se tratan
también algunas características de los ecosistemas más representativos de las Islas
Canarias.
La Física y Química del tercer curso incluye como eje central la unidad y la diversidad
de la materia; se estudian sus propiedades, desde una perspectiva macroscópica y se
introducen los primeros modelos interpretativos y predictivos de su comportamiento a
nivel microscópico, llegando hasta los primeros modelos atómicos y la iniciación a los
cambios químicos.
La Biología y Geología en el tercer curso trata de contenidos relacionados con el ser
humano y la salud, la anatomía y fisiología de los aparatos implicados en la nutrición,
relación y reproducción, la higiene, hábitos saludables, enfermedades y su prevención.
Se considera necesario abordar aspectos relacionados con los cambios corporales del ser
humano, así como las relaciones afectivo-sexuales. Así mismo se propone una visión
integradora del ser humano con su entorno mediante el estudio de las interacciones e
interdependencias entre las personas y el medioambiente. Por último, se abordan
aspectos relacionados con la geodinámica externa, cuya importancia en la superficie
terrestre la convierte en el marco de referencia fundamental y dinámico donde tienen
lugar aquellas interacciones.

 

SACADO DE :http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/udg/ord/documentos/curriculo07/eso/2CienciasdelaNaturaleza.pdf

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s